HTLV significa Virus de la Leucemia de Células T Humanas. Se trata de un retrovirus que infecta a un tipo de glóbulo blanco denominado célula T o linfocito T. El HTLV-1 puede transmitirse a través de la sangre infectada, el semen, los fluidos vaginales, las secreciones rectales, la leche materna y los trasplantes de órganos. Dos de las consecuencias más graves de la infección por HTLV-1 son la ATLL (leucemia/linfoma de células T del adulto) y la HAM/TSP (mielopatía asociada al HTLV-1/paraparesia espástica tropical), que es una inflamación de las células de la médula espinal que puede causar rigidez y debilidad de las piernas, dolor lumbar y de piernas, vejiga «débil», estreñimiento y disfunción eréctil. En otras palabras, consecuencias que afectan gravemente a la calidad de vida. Ahora, una investigación llevada a cabo con colegas de la Universidad Metodista del Sur ha demostrado que el PBI-05204 (al igual que la oleandrina) tiene la capacidad de reducir el potencial del virus HTLV-1 para hacer «sinapsis» con las células, bloqueando así la infección. Actualmente se está preparando un manuscrito que describe esta apasionante investigación.